Consagrarnos a María es ofrecerle a Ella voluntariamente todo nuestro ser, porque a través de Ella llegamos a Jesús. La Santísima Virgen María es la puerta del Cielo siempre abierta. Al consagrarle nuestra vida nos comprometemos a imitar sus virtudes, a vivir el Evangelio y a convertirnos de nuestros pecados; estamos seguros que contamos con su auxilio y protección maternal para perseverar en el seguimiento a Jesús.

Esta consagración cuenta con una preparación de 33 días, y tiene los siguientes requisitos: 

1. Se realiza en una fiesta o conmemoración de la Santísima Virgen, y se comienza 33 días antes de dicha fiesta. 

2. La preparación debe realizarse sin interrupción. En caso de interrumpirse deberá escogerse otra fecha de consagración e iniciar de nuevo el proceso. 

3.Es preciso estar en gracia de Dios. 

4. En la medida de nuestra capacidad, hay que asistir a la Santa Misa diariamente.

Libro: “Consagración al Inmaculado Corazón de María”

$10.00Precio

    ©2020 Tienda Fundación Misión Ruah

    • Grey Instagram Icon
    • Grey YouTube Icon
    • Grey Facebook Icon
    0